Veteranos y nuevos partidos radicales se disputarán los comicios en Letonia

·4 min de lectura

Riga, 31 jul (EFE).- Los partidos políticos en Letonia, varios de ellos nuevas formaciones de corte radical y que necesitarán menos votos para entrar en el Parlamento, se preparan para unos comicios generales en octubre de resultado incierto y con la perspectiva de una abstención creciente.

La subida de los precios de la energía, de los alimentos y de los costes relacionados con la vivienda, así como la guerra en Ucrania y las secuelas sociales y políticas de un posible rebrote de la pandemia pueden desplegar una influencia decisiva en el resultado de las elecciones.

Por lo menos 15 partidos políticos intentarán traspasar el umbral del 5 % del voto, necesario para obtener parte de los 100 escaños del parlamento unicameral o Saeima.

Muchos de los candidatos son veteranos como el actual primer ministro, Krisjanis Karins, que ha servido en gobiernos anteriores y en el Parlamento Europeo, o el ministro de Exteriores, Edgars Rinkevics, en su puesto desde 2011.

La participación cayó del 71,5 % en los comicios de 2002 y al 54,6 % en los de 2018 y los analistas subrayan que un nuevo aumento de la abstención llevará a que sean necesarios menos votos para acceder a la Saeima, lo que abre la vía a la llegada de nuevas fuerzas sin experiencia política previa, y, en algunos casos, de corte radical.

En estos momentos, la fuerza centrista Nueva Unidad (JV) del primer ministro Karins lidera las encuestas con un 20,5 % de la intención de voto, seguida de la centroderechista Alianza Nacional (NA) con el 11,3 % y los liberales de Por el Desarrollo (APar) con el 10,7 %, según la compañía de sondeos Factum, que pronostica por ello un Gobierno de coalición de centroderecha.

El partido socialdemócrata Harmonía (S), al que se acusa de simpatías prorrusas, obtendría tan sólo el 10,3 % de las papeletas, tras ser el partido más votado en las últimas dos elecciones y liderar los sondeos antes de la invasión de Ucrania.

Puesto que una participación de S en un futuro gobierno parece excluida, según los analistas políticos la principal cuestión que se plantea es cuál de los partidos menores que ingresen a la Saeima será el socio elegido para formar una coalición con mayoría simple en el hemiciclo.

Maris Zanders, comentarista para varios medios letones, cree que la sensación de crisis y la preocupación de cara al invierno incrementará la participación con respecto a años anteriores, según escribió en el portal cultural "Satori".

La población intuye que harán falta grandes recursos financieros para resolver los problemas a los que se enfrenta el país, lo que hará al electorado más escéptico de cara a promesas a largo plazo pero mucho más interesado en las propuestas a corto plazo, para sobrellevar el invierno, afirmó.

Zanders advirtió de que en este marco también hay espacio para que se abran paso entre el electorado ideas "poco prácticas o radicales", entre las que citó la imposición de topes a los precios y a los beneficios obtenidos por las empresas.

El editor sel semanario "IR" y comentarista Pauls Raudseps, por su parte, explicó a EFE que "la gran cuestión" será si el último "ladrillo" para construir una coalición con JV, NA y APar son los izquierdistas de Progressivie (Pro) o el Nuevo Partido Conservador (JKP).

Los sondeos de Factum confieren a estos partidos el 6,4 y el 5,7 % del voto, respectivamente.

"La seguridad nacional y las cuestiones energéticas dominarán el voto," pronosticó Raudseps, que señaló que por el contrario la pandemia "ya ha pasado", a juicio de los ciudadanos.

El JKP, parte de la actual coalición de Gobierno, sorprendió recientemente con la presentación un proyecto de ley para legalizar las parejas de hecho homosexuales, que se encuentra en estos momentos estancado en la Saeima y que llevó a sus detractores a decir que el partido ha abandonado sus principios conservadores.

Pro, que nunca ha formado parte de un Ejecutivo pero forma parte de una coalición con el resto de los partidos ciados en el Consejo Municipal de Riga, está a favor de legalizar el matrimonio homosexual, de reducir la desigualdad con impuestos progresivos y de una política energética verde y sostenible.

Entre los partidos populistas que podrían entrar a la Saeima según los sondeos, Raudseps menciona Letonia Primero (LPV), de Ainars Slesers, un exministro fundador de varias formaciones sin mucho éxito implicado el año pasado en manifestaciones antivacunas en Riga.

Otra fuerza que podría superar el umbral del 5 % es Stabilitatei (Por la Estabilidad), que aboga por "revisar" la relación del país báltico con la Unión Europea (UE) y priorizar los intereses letones y una "estricta soberanía económica".

Aunque quizás el anuncio preelectoral que ha causado más indignación ha sido el de la Unión de Verdes y Agricultores (ZSS), que mantiene este nombre a pesar de que el Partido Verde se ha desvinculado de esta formación y que propone como candidato a Aivars Lembergs.

El exalcalde de Ventspils (oeste) ha sido condenado a cinco años de prisión por blanqueo de dinero, sobornos y corrupción y se encuentra en la lista de sanciones del Departamento de Estado estadounidense por su implicación en casos de corrupción.

por Juris Kaza

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente