Bastianini, un título mundial como premio a pesar de su falta de regularidad

Agencia EFE
·3 min de lectura

Redacción deportes, 22 nov (EFE).- El italiano Enea "La Bestia" Bastianini (Kalex) ha conseguido su primer título mundial al proclamarse campeón del mundo de Moto2 antes de dar el salto a MotoGP y después de una carrera deportiva carente de la regularidad que suele facilitar la consecución del título.

Bastainini no se ha caracterizado nunca, en sus años en el campeonato del mundo, por la regularidad que suelen tener los pilotos camino de lograr sus objetivos, quizás como consecuencia de su personal carácter, pero esta misma característica ha sido la que al final le ha permitido lograr el objetivo que persigue cualquier piloto.

"La Bestia" Bastianini, que cumplirá en breve los 23 años (30 de diciembre) ha lucido siempre en el carenado de sus motos el número 33, que no es fruto de la casualidad o de sus fobias o preferencias, pues en realidad son los dos números que marcaron el inicio de su incipiente carrera deportiva pues este piloto italiano, natural de la localidad de Rimini, en la Riviera del Adriático, se subió a su primera moto con "3" años y "3" meses.

Pero su primera competición internacional llegó a los 16 años recién cumplidos, cuando comenzó a disputar una de las principales copas de promoción del motociclismo mundial, la "Red Bull Rookies Cup" en 2013 para conseguir dos victorias.

En su camino plagado de cambios, indecisiones y nuevos equipos, Enea Bastianini llegó al Campeonato del Mundo de la mano de uno de los grandes campeones italianos del motociclismo, Fausto Gresini, quien apostó por la juventud del piloto, que llegó con la edad mínima recién cumplida al mundial de 2014.

Al manillar de una Honda de Gresini sumó tres podios y un año más tarde (2015), acabó tercero el mundial, con seis podios y su primera victoria.

En 2016 volvió a la acción con la misma moto y equipo, terminando subcampeón al conseguir idénticos resultados que el año anterior, seis podios y una victoria.

Tras la etapa en el equipo de Gresini, que también era su representante, Enea Bastianini decidió dar el salto al competitivo equipo Estrella Galicia 0,0 en 2017, en una temporada que comenzó muy flojo pero en la que poco a poco se fue "creciendo para conseguir tres podios en las siete últimas carreras.

En 2018 nuevo cambio de escudería par irse al Leopard Racing y con Honda, lo que le trajo su tercera victoria en el campeonato y cinco nuevos podios que le permitieron acabar el mundial cuarto.

Tras un buen año, en 2019 dio el salto a Moto2 con el equipo Italtrans, dejando muy buenas impresiones entre equipos y rivales al subir al podio en Brno, aunque una lesión a mitad de la temporada lastró sus opciones de pelear por ser el "Rookie" (debutante) del Año y tener que dejar sus aspiraciones para 2020.

Y no comenzó demasiado mal la temporada 2020 pues en Catar acabó tercero y aunque "flojeó" en la primera carrera de Jerez, luego sumó dos victorias consecutivas en Andalucía y la República Checa, además de otra en la carrera de Emilia Romagna, "su" circuito, pues nació a apenas una decena de kilómetros de ese trazado, para mantener una regularidad con un total de siete podios que le ha permitido proclamarse campeón del mundo 2020 de Moto2.

(c) Agencia EFE