Un culebrón amoroso amarga la única victoria importante de la derecha extrema de Le Pen en Francia

Yahoo Noticias

Más de tres meses después de la primera vuelta y con la pandemia de coronavirus por el medio, Francia celebró la segunda vuelta de las elecciones municipales. Y al igual que entonces, la abstención ha sido la gran protagonista. Los comicios han supuesto un duro revés para Macron, que ve peligrar la reelección, y la constatación de que la extrema derecha avanza.

Lo hace lentamente, pero lo hace y la prueba es su llegada a la alcaldía de Perpiñán, primer feudo con más de 100.000 habitantes en el que la formación va a gobernar en más de dos décadas. Sin duda un hecho reseñable para el clan Le Pen y que sin embargo ha quedado algo desdibujado por la persona que se ha llevado el triunfo y cómo lo ha hecho.

Louis Aliot tras vencer en las elecciones. (Photo by RAYMOND ROIG/AFP via Getty Images)
Louis Aliot tras vencer en las elecciones. (Photo by RAYMOND ROIG/AFP via Getty Images)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Louis Aliot fue durante años compañero sentimental de Marine Le Pen, la lideresa de la Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional), y una figura muy cercana a la familia. Este licenciado en Derecho ingresó en el partido a los 21 años y ha tenido cargos de mucha importancia.

En 1999 se convirtió en el director del gabinete de Jean Marie Le Pen, padre de Marine y fundador de la formación, y en 2005 obtuvo la secretaría general del por entonces Frente Nacional. En 2011, ya con Marine al frente, se convirtió en vicepresidente del grupo. Una carrera exitosa a la sombra del clan que ha contrastado con su campaña para la alcaldía de Perpiñán.

Aliot no ha renegado en ningún momento de la Agrupación Nacional ni de los Le Pen pero ha decidido desligarse de ellos en su asalto al cargo. Se ha presentado como independiente y ha borrado el nombre de su partido de los carteles electorales. Las menciones a la familia Le Pen también han brillado por su ausencia. El político ha querido desligar su imagen a la élite del partido y los resultados han sido muy exitosos. En su discurso victorioso tampoco hubo mensajes directos ni hacia la formación ni hacia Marine.

Este logro de la candidatura de extrema derecha ha quedado algo deslucido para la formación porque se ha terminado convirtiendo en un triunfo personal del propio Aliot, algo que contrasta con lo ocurrido tradicionalmente en la Agrupación Nacional, un partido muy personalista en donde tanto Jean Marie primero, como Marine después, siempre han estado muy presentes en los éxitos del partido. Quizás sea el comienzo de una nueva etapa en la que el liderazgo de los Le Pen flaquee un poco y se produzca el auge de otras figuras dentro del partido que estén alejadas de la familia.

Las otras razones del éxito

Más allá de la estrategia exitosa del nuevo alcalde de Perpiñán, ha habido otros motivos que explican su victoria. Evidentemente el hecho de distanciarse de su formación e intentar atraer a otros votantes ha dado resultado, pero también ha ayudado la gestión de su predecesor. Jean-Marc Pujol, de Los Republicanos, llevaba ocupando el cargo desde hace más de una década (2009) y en los últimos tiempos había perdido muchos apoyos.

Las acusaciones de clientelismo, la pobreza en la ciudad o la inseguridad ya habían provocado que antes de las elecciones naufragara en las encuestas, aunque todavía existía la esperanza de que el cordón sanitario que desde hace años impera en Francia contra la extrema derecha diese resultado.

Marine Le Pen tras las municipales. (Photo by CHRISTOPHE ARCHAMBAULT/AFP via Getty Images)
Marine Le Pen tras las municipales. (Photo by CHRISTOPHE ARCHAMBAULT/AFP via Getty Images)

Tras la primera vuelta ya quedó claro que la lucha era entre Aliot y Pujol y por eso los verdes o el partido de Macron pidieron el voto para el actual alcalde. Sin embargo, la imagen independiente del aspirante unido a que muchos votantes no se creyeron el apoyo al regidor saliente han terminado provocando que la ultraderecha consiga una gran ciudad por primera vez desde 1995.

¿Cambio respecto al soberanismo catalán?

Este cambio no solo va a tener influencia en territorio francés, sino que también tiene una cierta importancia para el soberanismo catalán. En febrero de 2020 Puigdemont se dio un baño de masas en Perpiñán y fue recibido por Pujol, que le dio la bienvenida refiriéndose a él como “presidente” y asegurando que “Perpiñán siempre ha sido una tierra de exilio”.

Baño de masas de Puigdemont en Perpiñán con Pujol. (Photo by Adria Salido Zarco/NurPhoto via Getty Images)
Baño de masas de Puigdemont en Perpiñán con Pujol. (Photo by Adria Salido Zarco/NurPhoto via Getty Images)

Por su parte el expresident se refirió a la localidad como “la Cataluña del norte”. Pese a que Pujol se ha mostrado contrario a la unilateralidad, sí que ha criticado las penas de cárcel de los líderes independentistas.

Ahora está por ver qué estrategia adopta Aliot. Antes de las elecciones ya dijo en una entrevista en La Vanguardia que había que “evitar que los problemas del procés llegaran a Perpiñán para complicar la vida”. Además, manifestó que el carácter francés de la localidad está fuera de toda duda. Pese a su rechazo al independentismo, sí que ha criticado las condenas de cárcel y ha reivindicado sus ganas de tener buena relación con Cataluña.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias