VIDEO | El momento exacto en el que los rezos de esta aficionada fueron escuchados y Flamengo ganó la Copa Libertadores

Una aficionada brasileña reza en el Estadio Maracaná mientras veía en pantallas gigantes la Gran Final de la Copa Libertadores entre el River Plate y el Flamengo. / Foto: Twitter @ZscMido
Una aficionada brasileña reza en el Estadio Maracaná mientras veía en pantallas gigantes la Gran Final de la Copa Libertadores entre el River Plate y el Flamengo. / Foto: Twitter @ZscMido

La reacción de esta aficionada al equipo brasileño Flamengo no es para menos. Durante casi 90 minutos, la escuadra argentina River Plate vencía 1 a 0 a los cariocas y acariciaba prácticamente la Copa Libertadores.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Pero los rezos se escucharon, las plegarias surtieron efecto y apareció el jugador Gabigol para sacudirse la maldición de haber tocado el trofeo antes de jugar la Gran Final en Lima, Perú.

La estrella brasileña pareció dos veces y cambió la historia en sólo tres minutos, los tres minutos más importantes de su carrera y los 180 segundos que hicieron vibrar, llorar, implorar y a la vez sufrir a toda una afición.

VIDEO | El increíble gol de portería a portería de Toño Rodríguez en el Chivas - Veracruz

La imagen de esta aficionada en el legendario Estadio de Maracaná, quien veía en pantallas gigantes el partido que se desarrollaba en el Monumental de Lima, en Perú. Las puertas del vetusto estadio, remodelado para el Mundial de 2014, se abrieron para recibir a los aficionados quienes podían entrar si donaban 1 kilogramo de alimentos.

Se aprecia cómo en una parte de las gradas, esta singular aficionada rezaba con las manos extendidas y rodeada de otros seguidores, mientras el narrador daba los pormenores del partido y el momento en el que Gabriel Barbosa anotaba el segundo tanto para darle el triunfo a los rojinegros del Flamengo.

Gabriel Barbosa. (AP Photo/Martin Mejia)
Gabriel Barbosa. (AP Photo/Martin Mejia)

Parecía que los elementos para que las plegarias deportivas se escucharan hasta el cielo, estadio Maracaná, Río de Janeiro, el Cristo Redentor del Corcovado, y sobre todo la fe en el equipo de sus amores. Sin duda una imagen para recordarnos que nunca han que desestimar el poder de la oración.


Otras historias