VÍDEO | Las monjas de clausura de un convento sevillano cambian los dulces por el baloncesto durante el confinamiento

TresB
·2 min de lectura

Cada uno intenta llevar de la mejor manera posible el confinamiento por la crisis sanitaria del coronavirus. Las monjas de clausura del convento de San Leandro de Sevilla, por ejemplo, han encontrado en el baloncesto una forma de distraerse durante el poco tiempo libre que tienen. Y es que estas feligresas han protagonizado una de las imágenes de la cuarentena jugando al básquet en una cancha improvisada. El vídeo fue grabado por el periodista Alejandro Ávila de eldiario.es/andalucia y se ha hecho viral en las redes sociales.

Las monjas de clausura del convento de San Leandro de Sevilla jugando al baloncesto.
Las monjas de clausura del convento de San Leandro de Sevilla jugando al baloncesto. (Foto: YouTube / El Diario Andalucía).

Las canastas y los balones que utilizan les fueron entregados en 2014 por la Federación Española de Baloncesto, tal y como cuenta la Cadena Cope. La FEB se enteró de que las monjas de este convento practicaban este deporte en su tiempo de recreo, aunque usaban una pelota pinchada. Entonces, con Jorge Garbajosa, Fernando Romay e Isa Sánchez al frente, las visitaron y les regalaron los balones y las canastas que se pueden ver en el vídeo.

En las imágenes se puede comprobar que las monjas, en su mayoría de Kenia y Tanzania, se manejan bastante bien con el balón, aunque lo más importante es que disfrutan con el deporte. Al ser una congregación de clausura total que no tiene ningún contacto con el exterior, pueden reunirse en el patio para hacer esta actividad.

Además de hacer deporte, las hermanas de este convento hispalense también están aportando su granito de arena en la lucha contra el Covid-19. Y es que, cuando comenzó el confinamiento, decidieron dejar de preparar durante unas semanas sus tradicionales dulces caseros para fabricar mascarillas.

Elaboran unas 500 unidades diarias que posteriormente colocan en bolsas asépticas para llevarlas a asilos, comedores sociales o para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y que se encarguen de distribuirlas a las personas que las necesiten. En tiempos de coronavirus, el suyo es todo un ejemplo de cómo sobrellevar la cuarentena: practicando el deporte y la solidaridad.

Más historias que te pueden interesar: