Este video demuestra por qué nunca debes tomarte fotos al borde de un precipicio

Este video demuestra por qué nunca debes tomarte fotos al borde de un precipicio
Este video demuestra por qué nunca debes tomarte fotos al borde de un precipicio

Un espectador capturó el aterrador instante en el que una joven casi cae desde el Gran Cañón mientras intentaba retratar a su madre y las imágenes del incidente se han transformado en un perfecto ejemplo de concienciación.

Emily Koford disfrutaba de la popular atracción de Arizona junto a su madre Erin. En busca de la foto perfecta, la joven de 20 años puso en riesgo su vida y casualmente la situación quedó registrada en la cámara de otro visitante, Kevin Fox.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Las imágenes muestran a Emily retrocediendo de espaldas con la cámara, tratando de encuadrar el cuerpo completo de su madre. Según explicó Erin a ABC News, ella intentó advertirle a su hija de que se detuviera pero la joven interpretó que el pedido tenía que ver con la foto deseada y no con su propia seguridad.

"La vi cerca del borde y dije 'no des otro paso atrás', pero lo hizo. Se me subió el estómago al pecho", describió.

Una sensación similar tuvo Fox, el testigo de esta historia."Estaban caminando y me di cuenta que algo no se vía bien. Cuando comenzó a caminar hacia atrás me quedé sin aliento", explicó.

"No creo que ella fuera realmente consciente de lo peligroso que era eso. Pude ver exactamente qué sucedería si se caía", agregó Erin.

A pesar del susto, la mujer de Austin contó que probablemente volverán al Gran Cañón, donde Emily asiste a la escuela, pero aseguró que harán lo mismo. De todas maneras, comprobamos desde su cuenta de Facebook que al final lograron la foto tan deseada.

Morir por un selfie

Más de 250 personas en todo el mundo murieron mientras tomaban selfies entre 2011 y 2017, según un estudio de 2018 de investigadores asociados con el Instituto de Ciencias Médicas All India, un grupo de colegios médicos públicos con sede en Nueva Delhi.

El Gran Cañón es uno de los parques nacionales más populares en Estados Unidos, con más de seis millones de visitantes al año. De acuerdo a su web oficial, las probabilidades de muerte son de 1 cada 400,000 visitantes. Morir por calor o deshidratación, indica, es más común que caerse de un precipicio, aunque de todas maneras este representa un peligro real.

Kirby-Lynn Shedlowski, portavoz del parque confirmó a ABC News, que alrededor de 12 muertes ocurren cada año, dos o tres por caídas. Aunque no se ha desglosado, algunas de estas han sido por selfies.

Por ejemplo, en abril de este año se reportaron 3 muertes en apenas 8 días, una de ellas, la de un turista de Hong Kong que estaba tomando fotos y resbaló.

Para lectores morbosos, existe “Over the Edge: Death in the Grand Canyon” del periodista Thomas M. Myers, un libro que documenta minuciosamente cada muerte en el Gran Cañón y las desglosa en categorías. Por ejemplo, causas ambientales, caídas, ahogos, accidentes aéreos, suicidios y hasta homicidios.

Otras historias