Vingegaard: "Soy un currante"

·2 min de lectura

Saint-Émilion (Francia), 17 jul (EFE).- Al danés Jonas Vingegaard le ha costado asimilar que estará en el segundo lugar del podio en París, pero el joven ciclista, de 24 años, sostiene que ha dado un paso adelante en este Tour, que ha "aprendido a dominar el estrés", aunque sigue sintiéndose como "un currante" al que la suerte le ha dado galones.

"Hace unos años tenía que dar el máximo para llegar a profesional. Trabajaba en una fábrica de pescado y, por la tarde, entrenaba cuatro horas. Eso forjó mi carácter", dijo el corredor del Jumbo, que a partir de ahora espera tener más responsabilidades en el seno de su equipo.

El joven danés confirmó su carácter introvertido, aseguró que no le gusta tener la atención mediática y que prefiere pasar desapercibido, disfrutar de su familia y de sus amigos.

"Pero en el Tour eso no es posible", señaló el virtual subcampeón del Tour, que aseguró que en el pasado tuvo problemas con el estrés, pero que ahora lo lleva mejor.

"He aprendido a conocerme, a afrontarlo. No voy a estar en ningún lugar con más estrés que en un Tour y me he demostrado que soy capaz de controlarlo", afirmó.

Vingegaard recordó que llegó al Tour como gregario del esloveno Primoz Roglic y que la retirada de este tras una caída le propulsó a la jefatura de filas.

"Fue un golpe moral perder al líder, pero recuperamos confianza en la segunda semana con las victorias de etapa y cuando me situé en el podio. Supimos adaptarnos y seguir en el combate", señaló.

La séptima etapa supuso un salto cualitativo, porque logró descolgar al esloveno Tadej Pogacar. "Me di cuenta de que podía hacer algo, de que si mantenía el nivel otra semana podía terminar bien. Lo he logrado. Pienso que fue mi mejor día. Los otros días de montaña estaba algo peor, pero en buena forma. Tengo la suerte de estar aquí y es un sueño que se hace realidad", dijo.

Confesó que no se sintió en ningún momento en condiciones de arrebatar el Tour a Pogacar, aunque recordó que perdió minuto y medio esperando a Roglic, sin el cual hubiera terminado más cerca del esloveno en la general. "Pero nada habría cambiado, Tadej es el más fuerte".

Dos años mayor que Pogacar, de quien se considera "amigo" y "un adversario pero no un enemigo", al tiempo que señaló que el nivel "fue muy elevado".

El danés señaló que en el futuro espera poder disputar alguna gran carrera como jefe de filas y, en ese sentido, destacó que el año que viene el Tour será muy especial para él, porque comenzará en Copenhague.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente