La Justicia está fallando en Inglaterra y Gales a las víctimas de violencia sexual: solo el 1,5% de los violadores son acusados

Yahoo Noticias

En los seis meses que han transcurrido del año 2020 dos han sido los temas fundamentales que han marcado la actualidad en el Reino Unido. El primero, como no podía ser de otra manera, es el Brexit y la negociación con la Unión Europea para la salida británica de la comunidad. El segundo ha sido el coronavirus, que ha tenido un fuerte impacto en el país y le ha convertido en uno de los más afectados del mundo (el tercero con más muertes hasta el momento).

Pese a que estos dos asuntos han ocupado el día a día informativo, hay muchos otros importantes en el Reino Unido que, quizás por la coyuntura actual, están pasando más desapercibidos. Uno de ellos tiene que ver con las violaciones. Los datos de 2019 muestran que la Justicia británica está teniendo serios problemas para procesar este tipo de agresiones sexuales, tal y como cuenta The Independent.

La Justicia está fallando en el procesamiento de los violadores (Getty Creative).
La Justicia está fallando en el procesamiento de los violadores (Getty Creative).
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Tan solo el 1,5% de las casi 55.300 violaciones que fueron registradas por la policía el año pasado terminaron con un sospechoso siendo acusado del delito. Esto significa que la gran mayoría de los supuestos atacantes (un 98,5%) no se han enfrentado a los tribunales. El motivo es el colapso que sufre el sistema de procesamientos de Inglaterra y Gales y que hace que estas formas de violencia sexual y abuso no estén siendo castigadas.

Por ponerlo en contexto, ese 1,5% contrasta con el 7% de hace apenas cuatro años. En muy poco tiempo el sistema se ha resentido y está llevando a las víctimas a un clima de inseguridad, tal y como denuncia Rape Crisis England and Wales, una organización que trabaja para crear conciencia sobre la violencia sexual.

Su portavoz, Katie Rusell, ha señalado que “la gran mayoría de personas que están sujetas a estos crímenes traumáticos no tienen la confianza para informar a la policía y solo una pequeña minoría de las que sí lo hacen verán al autor acusado o condenado”.

Para demostrarlo han publicado una serie de testimonios de mujeres y niñas cuyas denuncias no llegaron a juicio. Entre ellas, hay una lesbiana que fue violada por un hombre y que fue acusada de “involucrarse con el acusado” antes del ataque; o una mujer que fue forzada a punta de pistola y a la que se le dijo en una carta del Servicio de Procesamiento de la Corona (CPS en sus siglas en inglés) que “el arma no era una amenaza grave”.

Varias asociaciones han acusado a esta institución gubernamental de un cambio de enfoque que podría explicar el motivo por el que han caído tan radicalmente el número de procesamientos. Las cifras de abril ya mostraron que apenas un 7% de todo tipo de delitos habían terminado en los juzgados, convirtiéndose en un mínimo histórico.

Manifestación en Londres en defensa de las víctimas de violación. (David Nash/Barcroft Media via Getty Images)
Manifestación en Londres en defensa de las víctimas de violación. (David Nash/Barcroft Media via Getty Images)

En lo que se refiere a las condenas por violación o delitos menores alternativas entre 2018 y 2019 solo hubo 1.925 condenas, muy por debajo de las 2.635 de doce meses antes, lo que supone una bajada del 27%.

En ese momento, la CPS aseguró que este descenso se había producido por varios factores, entre los que se incluía una reducción en el número de referencias de la policía o un incremento en el volumen de datos digitales, cuyo análisis lleva más tiempo.

En este sentido, las organizaciones han criticado que los agentes exijan acceso a los teléfonos móviles y extraigan, almacenen y compartan registros de llamadas, fotografías, datos de ubicación o historial en Internet.

El motivo que dan los policías para esta forma de proceder es que los fiscales han aumentado el listón de las pruebas necesarias para llevar a los violadores a los tribunales.

Por su parte las autoridades se defienden argumentando que los fiscales están aplicando correctamente el código para todos los delitos que establece que solo aquellos con “una perspectiva realista de condena” pueden seguir adelante. Aun así, han señalado que pronto se anunciarán más planes para “ayudar a garantizar la justicia para todas las personas afectadas por la violencia sexual”.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias