Este bello volcán filipino puede desencadenar el fenómeno del Niño este invierno

Yahoo Noticias
El volcán Taal en Filipinas es uno de los más bellos del mundo... y también de los más peligrosos | imagen Wikipedia
El volcán Taal en Filipinas es uno de los más bellos del mundo... y también de los más peligrosos | imagen Wikipedia

Luzón es la isla más grande e importante de Filipinas. Con casi cuarenta millones de habitantes, es una de las más pobladas del mundo. Allí se encuentra la capital, Manila, y es el principal centro del poder político y económico del país. En la costa noroeste de la isla podemos descubrir también  uno de los más bellos y peligrosos volcanes del planeta: el Taal. Su belleza es espectacular, una isla que alberga un volcán y una laguna, que forman a su vez una pequeña isla en su interior. Esta combinación, casi escheriana, le otorga un gran valor para el turismo aunque también esconde un peligro menos evidente.

Los vulcanólogos vigilan constantemente este volcán porque, a pesar de su aparente tranquilidad, el Taal es un volcán activo que reúne además dos elementos que lo hacen especialmente peligroso. En primer lugar debemos mencionar que sus erupciones son de tipo peleeano, es decir, su lava es muy viscosa y se consolida rápidamente tapando por completo el cráter. Esto hace que los gases, aprisionados en su interior, acumulen una gran presión que va aumentando con el tiempo hasta que termina por explotar, destrozando la parte superior de la ladera y expulsando gases, roca y materiales a gran distancia. El segundo elemento de peligro es demográfico: el Taal se sitúa a tan solo 50 kilómetros de la capital Manila, que con más de 20.000 personas por kilómetro cuadrado se sitúa como una de las más densamente pobladas del mundo, superando a Tokio o Singapur.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Pero además de estos dos inquietantes elementos, los expertos en meteorología han añadido un tercer factor de riesgo que podría tener implicaciones globales. A mediados de enero de este año el Taal entró en erupción arrojando miles de toneladas de ceniza en una columna que alcanzó los catorce kilómetros de altura y que cubrió de polvo las poblaciones cercanas afectando a más de medio millón de personas. En febrero volvió a lanzar una nueva ráfaga de gases, polvo y ceniza agravando la situación y los expertos consideran que si estas erupciones se mantienen o agravan, pueden ser un desencadenante directo de las condiciones del fenómeno el Niño para el año que viene.

Portada del próximo número de julio 2020 de la Revista Advances in Atmospheric Sciences
Portada del próximo número de julio 2020 de la Revista Advances in Atmospheric Sciences

Hace unos días, un equipo internacional de investigadores, pertenecientes a Universidades y centros de China, Estados Unidos y Suecia, han publicado un inquietante artículo que será la portada del próximo número de la Revista Advances in Atmospheric Sciences, una de las más importantes en este campo. Los expertos advierten que, aunque hasta ahora las diferentes erupciones del Taal han sido moderadas, si continúa expulsando gases y ceniza o si aumenta sus emisiones en erupciones más violentas, las consecuencias podrían afectar de manera global.

Entre esas toneladas de material expulsado de cenizas finas y polvo, también se emite una gran cantidad de dióxido de azufre que bloquea la radiación solar entrante, reduciendo así el calor en la superficie de la Tierra que a su vez produce el calentamiento atmosférico. Como resultado, durante un año después de erupciones especialmente violentas, las temperaturas pueden ser más frías de lo normal en gran parte del planeta. La paradoja es que, tras ese enfriamiento inicial, y conforme las temperaturas de la superficie se recuperan, pude haber un calentamiento mayor en el primer invierno posterior a la erupción en el Hemisferio Norte.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores realizaron un enorme trabajo de recopilación y análisis, utilizando datos de erupciones volcánicas por todo el mundo durante los últimos 1.100 años gracias a la información extraída del estudio de los núcleos de hielo de Groenlandia y la Antártida. Estas grandes emisiones de gases contaminantes expulsadas por los volcanes se acumulan en el hielo que guarda información de estas erupciones durante miles de años. Con estos datos y mediante modelos matemáticos simulados en computadores muy potentes, los investigadores han podido proyectar el impacto global que una erupción violenta del Taal podría desplegar.

Según sus cálculos existe una alta probabilidad (83% de probabilidad) de un evento de calentamiento similar a El Niño durante el invierno 2020/21 si la magnitud de la erupción de Taal alcanza un "índice de explosivos volcánicos" de rango medio. Tal erupción también produciría un vórtice polar mejorado: una gran área de baja presión y aire frío que rodea los polos norte y sur de la Tierra, lo que a su vez provocaría un calentamiento en todo el continente euroasiático.

Más historias que te pueden interesar:


Referencias científicas y más información:

Liu, Fei, et al. “Could the Recent Taal Volcano Eruption Trigger an El Niño and Lead to Eurasian Warming?” Advances in Atmospheric Sciences, vol. 37, 2020, DOI:10.1007/s00376-020-2041-z.

Chinese Academy of Sciences “Philippine volcanic eruption could prompt El Nino warming next winter” Phys.org

 

Otras historias