Volt, el antídoto contra Vox, coge vuelo en Europa

Asier Martiarena
·3 min de lectura
Rachele Arciulo y Cristina Castrillón, copresidentes de Volt España. Volteuropa.es
Rachele Arciulo y Cristina Castrillón, copresidentes de Volt España. Volteuropa.es

Si la política fuera un cómic de Marvel, Volt sería sin lugar a duda la némesis de Vox. Lean atentamente cómo se define el partido en su acta fundacional. "Somos un movimiento paneuropeo fundamentado en los valores de solidaridad, igualdad de oportunidades y equidad -intergeneracional, de género, y transnacional-. Ponemos a la ciudadanía en el centro de la innovación social y el renacimiento económico en el marco de una Europa unida y verdaderamente democrática". Más contrarios no pueden ser, ¿verdad?

El caso es que ambos movimientos están creciendo en Europa. El de la extrema derecha lleva años haciéndolo, y Vox es el claro ejemplo al haberse consagrado ya como segunda fuerza de la derecha a nivel nacional y primera en Cataluña. Y qué decir de lo que ha sucedido en los últimos años en Francia, donde Marine Le Pen se coló en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, o en Holanda, donde Thierry Baudet volvió a crecer en número de escaños creciendo en escaños en los comicios del pasado día 18 con un discurso contra la austeridad y la asfixia de las economías del sur de Europa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y Volt, está empezando a calentar motores. Tras fundarse en 2017, al calor del Brexit, en las elecciones europeas de 2019 logró un europarlamentario por Alemania. En España, sin apenas campaña ni recorrido, logró sumar 32.291 votos. Hoy en día ya cuenta con un movimiento nacional en cada estado miembro de la Unión Europea. Y el primer tablero en el que ha medido sus fuerzas ha sido en el holandés en cuyo Parlamento acaba de irrumpir con tres escaños.

Es decir, que el mismo país en el que el Gobierno aboga por acabar con la solidaridad con los países del sur de Europa, y en el mismo momento en el que el europeísmo pierde fuelle con el Brexit como paradigma, empieza a tomar fuerza un movimiento político que se declara abiertamente proeuropeo.

En España, sus dos copresidentes son Rachele Arciulo, politóloga experta en procesos de resolución de conflictos y mantenimiento de la paz y graduada por la Universidad de Roma y de Barcelona, y Cristian Castrillón, exmilitar y consultor de seguridad.

 Para la consecución de sus objetivos, Volt ha definido 6 pilares fundamentales:

  1. Estado Inteligente: La Educación y la Digitalización son los "elementos claves del siglo XXI".

  2. Igualdad Social: Para que "nadie se queda atrás; sin importar su género, su religión o su origen".

  3. Reforma de la UE: "Nos encanta la UE, pero no significa que no haya espacio para la mejora".

  4. Participación Ciudadana: Los ciudadanos deben tener la capacidad de influir en la política más allá de las elecciones.

  5. Equilibrio Global: "Debemos asumir nuestra responsabilidad ambiental con respecto al mundo".

  6. Renacimiento Económico: "La innovación económica tiene que ser el motor del progreso en nuestra sociedad".

En su argumentario Volt pone énfasis en que "los partidos nacionales se encuentran impotentes ante estos desafíos, porque van más allá de las fronteras de los Estados individuales y, por lo tanto, ya no pueden ser abordados de forma individual por cada Estado, sino que necesitamos una visión global europea". 

El ciclo electoral en España, salvo por el adelanto de Madrid, va a dar una tregua a los españoles que, hasta 2023, solamente ven en el horizonte los comicios andaluces. Dos años en los que Volt tratará de hacerse un hueco y multiplicar esos 32.000 apoyos para hacer frente a los populismos euroescépticos como el de Vox.

En vídeo | La burocracia del Brexit, un obstáculo para el té inglés

Más historias que te pueden interesar: