Volvió el River que le gusta a la gente: ojo, en defensa hay que mejorar y mucho

Franco Formoso
·2 min de lectura

Pateó 26 veces y 10 de los remates fueron al arco. El guardameta rival fue figura: River volvió a apretar el botón de los disparos y fue superior a Colón. ¿Atrás? Las dudas de siempre, con Jony Maidana en el banco de suplentes. ¿Por qué lo guarda Gallardo?

Parecía un partido muy tranquilo. Iba 3-1 y River se perdía un gol tras otro. Primero con Julián Álvarez, después con Palavecino. Hasta Borré erró un gol insólito queriendo dar un pase en vez de rematar... Pero bueno, el equipo de Gallardo fue superior y volvió a rematar al arco. Eso es lo que le pedía la gente, y fue ni más ni menos que contra el puntero de la Zona A.

Ahora bien, el encuentro terminó apretado. River sufrió hasta el final por falencias defensivas que le jugaron una mala pasada. Es lo de siempre, desatenciones y desarticulaciones en las pelotas paradas que caen en el área de Franco Armani. Volvimos a ver falencias allí, así como también mejoras en la ofensiva.

Con Jonatan Maidana en el banco de los suplentes, tengo que pensar que su ausencia ante Colón se debió a que jugó los 90 minutos el pasado miércoles contra Atlético Tucumán y que su edad no le permite estar en dos encuentros separados por un lapso tan corto. No hay que ser muy ducho para saber que su nivel está por encima del de Martínez, que comenzó flojo pero cerró un muy buen partido.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En síntesis, River fue las dos caras de la moneda: fue sólido en ataque, incluso perdiéndose muchísimos goles que podrían haber liquidado el partido, y fue endeble en defensa teniendo los mismos errores que comete siempre. Pero es el camino, hay que seguir así y no perderle pisada al campeonato local. Como la historia manda.