El nuevo vuelo del Barça

Agencia EFE
Las jugadoras del Barcelona celebran el título tras derrotar la Real Sociedad por 1-10 durante la final de la Supercopa femenina de fútbol que se disputó en el estadio Helmántico de Salamanca este domingo. EFE/J.M.GARCÍA
Las jugadoras del Barcelona celebran el título tras derrotar la Real Sociedad por 1-10 durante la final de la Supercopa femenina de fútbol que se disputó en el estadio Helmántico de Salamanca este domingo. EFE/J.M.GARCÍA

Madrid, 10 feb (EFE).- El severo correctivo sufrido por la Real Sociedad en la final de la Supercopa de España abrió, irremediablemente, un tiempo de reflexión. ¿Es este Barcelona inabordable?

La respuesta varía en función del interlocutor.

Niega el entrenador azulgrana, Lluís Cortés. Para él, el 10-1 que encumbró a su equipo en el estadio Helmántico no reflejó "la diferencia real" entre ambos equipos.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Asiente, en cambio, Gonzalo Arconada. Nada más ser zarandeado el conjunto 'txuri urdin', el técnico guipuzcoano aseguró que "todos" los rivales se sienten incapaces de batir al líder de la Primera Iberdrola, ahora también supercampeón de España, aspirante a cerrar el triplete con la conquista de la Copa, más allá de donde pueda encontrar su techo en Europa.

Lluís Cortés se remitió, precisamente, a la final de la pasada Liga de Campeones para justificar la transformación en los últimos seis meses de 'su' Barça. Rebobinó hasta la exhibición del Olympique de Lyon en Budapest. Y, a continuación, desveló una conversación con las capitanas: "Decidimos dar un salto cuantitativo y cualitativo, entrenar más y mejor. Además, hemos tenido tres o cuatro fichajes (la noruega Caroline Graham Hansen y las españolas Jenni Hermoso y Andrea Falcón en verano y la suiza Ana Crnogorcevic en invierno) que nos han hecho dar un paso adelante".

Mientras se debate sobre los daños del resultado de la final de la Supercopa de España -"como entrenador elijo ganar siempre 10-1, aunque para el aficionado entiendo que sea más atractivo el marcador de la semifinal (3-2 ante el Atlético)", convino Cortés- el balón vuelve a los pies del Barcelona.

Este miércoles el equipo catalán retoma la acción, en los octavos de final de la Copa de la Reina, a partido único ante el Sporting de Huelva.

Puede representar ese partido las dos realidades que conviven en la Primera Iberdrola.

De un lado, se contempla el incuestionable poderío de un equipo amparado por la estructura de un gran transatlántico; navegan Alexia Putellas, Marta Torrejón, Jenni Hermoso y compañía con viento a favor del conjunto masculino.

De otro, en contraste, queda expuesta la difícil supervivencia en la élite de una modesta entidad independiente.

"Todos los equipos sentimos que no podemos ganar a este Barça y eso es algo que tienen que reflexionar LaLiga y la federación, si así quieren fomentar el fútbol femenino. Tendrán que reflexionar si quieren que estas cosas pasen y buscar una competición así, en la que la única opción que había era que ganara el Barcelona", dijo Arconada, entre el abatimiento y la frustración.

Una jugadora 'txuri urdin', sin embargo, desplegó otro discurso.

Nahikari García argumentó que deben ser los demás equipos los que den un paso adelante para poder competir con este Barça.

"A nivel económico, cada club hace la apuesta que quiere hacer y nosotros estamos contentos con la apuesta del Barça. No es cosa de un año", clausuró el debate Lluís Cortés.

No tuvo el plantel que él dirige misericordia de la Real Sociedad, como en su día tampoco del CD Tacón (9-1 y 0-6), del Atlético de Madrid (6-1), del Deportivo (6-1) o del Levante (5-0).

La realidad que se encontrará en Europa le exige rallar a ese nivel. Necesita hacerlo día a día, para cuando los grandes embates continentales le sobrevengan entre marzo y junio.

Por eso, la Copa pasa a ser ahora otro objetivo prioritario para el Barcelona, indiscutible favorito entre los 16 equipos que compiten desde este martes en ese torneo. Será, de paso, un escenario para reivindicar la valía de las jugadoras españolas tras la denuncia de Arconada. "Cada vez hay más jugadoras extranjeras y las nacionales están en el banquillo de los grandes equipos", subrayó.

La alineación azulgrana le contradijo. El Barcelona ganó la final de la Supercopa con ocho internacionales españolas en la formación titular, además de la noruega Caroline Graham Hansen -estrella en el Wolfsburgo-, la holandesa Lieke Martens -reconocida como The Best en 2017- y la nigeriana Asisat Oshoala -la mejor jugadora africana-.

Vicky Losada, Aitana Bonmatí y Candela Andújar saltaron al césped en la segunda mitad.

Marta Torrejón, con cuatro goles, fue la 'MVP'. "Lateral (de Mataró)", apostilló el equipo catalán en su perfil de Twitter oficial.

Lucía Santiago

Otras historias