Walmart desiste de una práctica discriminatoria en sus tiendas con los productos de belleza "multiculturales"

Yahoo Noticias

En uno de los pasillos de un supermercado, el de los productos de belleza y cuidado del pelo, algunos productos son mantenidos bajo llave, dentro de gabinetes o estuches que los ponen fuera del alcance del consumidor y requieren la asistencia de un empleado de la tienda para obtenerlo.

Pero no se trata de objetos especialmente raros o costosos. Se trata de productos de tratamiento y cuidado del pelo y otros cosméticos que son consumidos predominantemente por afroamericanos. Un cierto tinte del cabello o un producto para manejarlo mejor, por ejemplo, están con frecuencia bajo llave si es de aquellas mercancías que son mayormente adquiridos por clientes de raza negra.

(AP Photo/David Zalubowski)
(AP Photo/David Zalubowski)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Productos similares, dirigidos a consumidores de otras razas, se ofrecen libremente en las repisas.

¿Por qué tal arreglo desigual? De acuerdo a The New York Times, porque esas tiendas al parecer consideran que esos productos son más susceptibles al robo, en su modalidad hormiga, y por ello están bajo llave.

Pero críticos de esa medida han alegado por años que se trata de una práctica racista y discriminatoria fundada en la creencia de que los afroamericanos roban más que otros grupos. ¿Si no, por qué un tinte de pelo dirigido a afroamericanos está bajo llave y otro que muestra en su empaque a una persona rubia no lo está?

Walmart ha recientemente decidido terminar con esa práctica, y dejará de mantener encerrados los productos de belleza dirigidos a afroamericanos. Eso en el contexto del presente clamor social contra el racismo y la brutalidad policiaca desatado por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de policías en Minnesota.

Walmart no es la única cadena que ha mantenido bajo llave esos productos “multiculturales” y, como indica el Times, esa práctica fue sujeta a una demanda por discriminación que se retiró en 2019. En esa demanda, Essie Grundy, una mujer de California, demandó a Walmart, afirmando que se sintió humillada y discriminada por tener que pedirle a un empleado que le diera acceso a productos de belleza, incluido un peine que solo costaba 48 centavos.

En las redes sociales esa práctica ha producido amplia condena.

El vocero de Walmart, Lorenzo López, comentó a la televisora NBC News que en esa empresa “son sensibles al asunto y entienden las preocupaciones” al respecto, por lo que cambiarán su política “tan pronto como sea posible”.

Pero López reconoció que si bien “Walmart no tolera la discriminación de cualquier caso”, la colocación de “algunos productos como electrónicos, productos para automóviles, cosméticos y otros productos de cuidado personal” es para disuadir a los ladrones.

Pero es patente que productos de cuidado personal no dirigidos a afroamericanos no están bajo llave, revelando la noción discriminatoria o prejuiciada inherente.

Las cadenas Walgreens y CVS también mantienen restringidos esos productos, y de acuerdo al Times, la primera ha informado que abandonará también esa práctica mientras que CVS no le ha respondido.

La decisión de “liberar” esos productos “multiculturales” por parte de Walmart y otras empresas, que habían  hasta hace poco sido renuentes a hacerlo y lo justificaban en su necesidad de frenar el robo, ciertamente revela un giro de peso, un cambio de actitud en el ámbito racial.

Si será una acción duradera, amplia y sincera aún está por verse, pero es de esperar que en la realidad posterior a la muerte de George Floyd, con el estallido de indignación y la ampliación de la conciencia contra la discriminación, el racismo, el prejuicio y la injusticia sistémica, ese cambio sea un grano de arena más en una transformación necesaria y urgente en la sociedad estadounidense.

Otras historias