Los Warriors ganaron en Boston gracias a una exhibición de Curry

Nada de 'matchpoint' en las Finales de la NBA, que ahora mismo están igualadas 2-2 después de lo que fue la remontada y victoria de Golden State Warriors por 107-97 frente a Boston Celtics.

La franquicia de Massachusetts comenzó mejor en el encuentro al sacar rápidamente una ventaja de siete puntos, pero en frente emergió desde temprano una figura imparable: Stephen Curry.

Desde la pintura, el perímetro o con sus libres, el base de la organización de California estuvo impecable y fue, a lo largo de los 48 minutos, la máxima esperanza para su equipo en el TD Garden.

Sin embargo, la actuación colectiva de los dueños de casa supo ser más que las individualidades del oponente, al menos por un momento. Así fue como la dupla de Jayson Tatum y Jaylen Brown cargó hacia adelante con los locales.

El juego de Curry finalmente dio frutos: terminó con 43 anotaciones a las que les sumó su registro de 10 rebotes y cuatro asistencias. En cuanto a los tiros libres, fue 90% de efectividad. ¿Los triples? 7 lanzamientos exitosos de 14 intentos.

Ya para el útimo parcial, la ventaja no se despegaba para ninguno de los dos quintetos y fue justamente el propio base quien sentenció todo con una cesta de tres puntos para quedarse con la victoria.

Dicho triunfo iguala la serie de las Finales de NBA con el 2-2 y todo continuará ahora en el Chase Center de California el próximo lunes 13, cuando Golden State Warriors tenga la chance de ponerse por delante en la llave por primera vez contra Boston Celtics.

Foto: Getty Images