Xuxa incendia Brasil con su propuesta sobre las vacunas del Covid-19 en los presos

Anna Sanchez
·3 min de lectura
Xuxa opina que se debe experimentar con presos y no con animales (@xuxamenegheloficial)
Xuxa opina que se debe experimentar con presos y no con animales (@xuxamenegheloficial)

Xuxa, ídolo infantil de los años 90, se encuentra en el foco de la polémica por un desafortunado comentario sobre las vacunas del coronavirus y los presos de Brasil. El público la ha tachado de insensible e incluso la ha comparado con un doctor del nazismo.

Todo tuvo lugar durante un directo en redes sociales sobre los Derechos de los Animales. Xuxa Meneghel tuvo una charla con Tiago Azevedo, representante de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro, y en dicho ‘live’ se hablaba sobre la crueldad de la experimentación en animales de laboratorio.

Xuxa se mostró completamente en contra del ‘testeo’ en animales para crear productos de higiene y cosmética dado que ella “los considero innecesarios” debido al dolor que producen en seres vivos y sintientes.

Hasta aquí, todo bien, pero Xuxa quiso ir más allá y dio una opinión que ha sentado muy mal a la población brasileña. La presentadora propuso que, en vez de experimentar con animales de otras especies, se experimentara con los humanos presos en las cárceles del país.

En concreto sobre la vacuna de la Covid-19, Meneghel dijo: ”Tengo un pensamiento que puede parecer muy malo para alguna gente, que puede parecer inhumano. En mi opinión, creo que hay mucha gente que ha hecho muchas cosas malas, que están ahí, pagando sus errores para siempre en la cárcel, y que podrían ayudar en estos casos, para experimentos, ¿sabes?”.

Y, sin medir inicialmente el calibre y la repercusión de sus palabras, prosiguió: “Creo que, al menos, servirían para algo. Para salvar vidas, con la medicina, con todo”. Acto seguido, a sabiendas de que estas declaraciones iban a ser polémicas, Xuxa apuntaba: "Ahora vendrán los defensores de los derechos humanos y dirán que no, que con ellos no se pueden utilizar. Pero si ya está probado que son personas que van a vivir 60 años en prisión, 50 años en prisión, y van a morir allí, yo creo que podrían usar un poco de su vida para ayudar a algunas personas, probando medicinas y vacunas, probando todo para ver si funcionan.”

Esa es mi opinión. Ya que esos presos van a tener que morir en la cárcel, que por lo menos sirvan para ayudar en algo” sentenciaba. Casi automáticamente, en redes sociales empezaban a apodarla Xuxa Meneghele (por el juego de palabras con el apellido del nazi Josef Mengele, que experimentaba con humanos en el campo de concentración) y también Xu Xu Klan, además de hacerse viral el hashtag #xuxanazista.

Al margen de los motes jocosos, medios como el diario Folha do Sao Paulo apuntaban al desconocimiento por completo que Xuxa tiene sobre el sistema penitenciario en Brasil dada que la pena máxima de un preso en el país son 40 años, no 50, 60 o de por vida como ella había comentado en el directo.

El hecho de que Xuxa opine esto sobre los reos encarcelados la ha llevado a tal presión ante las críticas que ha tenido que acabar pidiendo perdón por dar su opinión. Horas después del directo, Xuxa ha dicho que “No utilicé las palabras adecuadas. Pensé muchas cosas, quería hablar sobre muchos temas y no alejarme del asunto de los animales, del maltrato, de la gente que maltrata vidas. Pero hice lo mismo. Yo también juzgué, también maltraté y también utilicé palabras que no debí haber usado, así que aquí estoy para disculparme”.

La reflexión de Xuxa es polémica porque no debería haber diferencia de “categoría humana” entre una persona libre y una persona presa. Al querer ella defender a otros animales y reemplazar su dolor por el dolor de un humano ‘culpable’ no ha encontrado el modo más acertado de expresarse y menos públicamente.

Más historias que te pueden interesar

Ella es Sasha, la guapísima hija de Xuxa que enamora en Instagram

Xuxa ahora quiere ser la "Ellen DeGeneres" de Brasil

Xuxa tuvo grandes pérdidas familiares pero con su hija y un nuevo amor cicatriza las heridas del pasado