Escándalo en el Dakar: encuentran agua en el depósito de algunas motos

Sergio Lillo
·3 min de lectura

La segunda jornada del Dakar, de Bisha a Wadi-Ad-Dawasir, a orillas del Empty Quarter, trajo acción y emoción por igual, pero también los primeros grandes contratiempos para los favoritos.

Matthias Walkner (KTM) vio cómo su moto se paró antes del kilómetro 46 y el austriaco, ganador del Dakar 2018, estuvo 2h15 parado reparándola, logrando llegar a meta con 2h26:43 de retraso respecto a Joan Barreda (Honda), nuevo líder de la categoría. Sus opciones parecen haberse diluido ya con las primeras dunas de la 43ª edición del rally.

Pero peor fortuna tuvo Andrew Short (Yamaha), que marchaba 10º de la general y entre los ocho mejores de la jornada cuando en el kilómetro 273 su WR450F Rally se paró de repente en una zona de pistas rápidas y arenosas dentro de grandes valles formados por montañas de piedra.

El estadounidense lo intentó por activa y por pasiva, pero terminó subiéndose al helicóptero de la organización, poniendo fin a su sueño de mejorar su 10º en 2020 y su 6º en 2019.

El abandono no habría pasado de ser una desgracia para Short y el equipo Yamaha, que pierde uno de sus grandes activos para luchar por la general del Dakar 2021, si no fuera porque cuando la moto regresó al vivac de Wadi-Ad-Dawasir, sobre las 19.00 hora local, lo que encontraron fue, cuando menos, sorprendente.

Alertados por los problemas que Toby Price (KTM) había tenido con el combustible de uno de los depósitos de su moto en la parte final de la especial, decidieron revisar los tanques de combustible de la WR450F... ¡y encontraron agua dentro de ellos!, según pudo saber Motorsport.com.

El repostaje de las motos, quads y SSV/T3 en el Dakar se realiza a través de camiones cisterna de un proveedor local, que se trasladan a cada vivac y a los puntos de repostaje que ASO designa cada jornada (la de este lunes tenía uno en el 94; otro en el 267 –siete kilómetros antes de que Short abandonara– y otro al final de la especial).

Yamaha probó a introducir gasolina normal en el depósito de la moto de Short y esta arrancó sin problemas, sugiriendo que el problema vino por la presencia de agua en la cantidad que repostó el estadounidense en el km 267. De hecho, la cantidad de líquido presente en el depósito de Short rondaba los dos litros, según confirmó el equipo a Motorsport.com.

El motivo por el que su moto sí se paró y la de otros rivales no (más allá de Price) fue la gran cantidad de agua presente, ya que incluso su compañero Franco Caimi (Yamaha) también tenía agua en sus depósitos.

El equipo presentó una reclamación para que se dieran como válidos los resultados hasta el CP2 (el punto de repostaje del km 267), así Short podría haber continuado en el rally.

Los comisarios analizaron la gasolina sobre las 21.00 hora local, mientras que la organización analizó lo sucedido para tomar las medidas necesarias, ya que había varios pilotos afectados, según pudo saber Motorsport.com.

Pero finalmente, sobre las 12 de la noche local, Dirección de Carrera determinó que Short no podría salir a la etapa 3, bucle en torno a Wadi-Ad-Dawasir.

"Estoy triste y decepcionado por Andrew. Ha puesto mucha energía y tiempo para preparar el Dakar, es su primer año con el Monster Energy Yamaha y teníamos grandes esperanzas puestas en que luchara delante. Andrew recibió combustible de una cisterna nueva en el segundo repostaje de la etapa 2 y este estaba contaminado con agua, la cual acabó en el tanque de su moto", comenta Alexandre Kowalski, director de operaciones off road de Yamaha Europa.

"Verle fuera del rally por algo que está completamente fuera de nuestro control es increíblemente frustrante. Como el combustible fue suministrado por los organizadores, emitimos una queja a la FIM para que congelasen los resultados en el CP2, lo que le habría permitido seguir en carrera, pero la rechazaron".