El Zalgiris de Jasikevicius pone a prueba la resistencia del Barça

El ala-pívot del Barcelona, Nikola Mirotic (c). EFE/Xoán Rey/Archivo
El ala-pívot del Barcelona, Nikola Mirotic (c). EFE/Xoán Rey/Archivo

Barcelona, 7 nov (EFE).- Penalizado por los problemas físicos de jugadores clave en la rotación, el Barça afronta este viernes (19.00 horas) una prueba de fuego en Lituania, donde intentará reencontrarse con la victoria ante el Zalgiris Kaunas del siempre deseado Sarunas Jasikevicius después de sumar la primera derrota europea contra el Armani Exchange Milan.

Será el segundo de los tres desplazamientos consecutivos en la Euroliga del equipo de Svetislav Pesic, mermado por las lesiones de Kevin Pangos, Thomas Heurtel y Víctor Claver.

Este último, un puntal en la rotación del técnico serbio, se rompió ante el Montakit Fuenlabrada la fascia plantar del pie izquierdo y estará entre cuatro y seis semanas de baja.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La buena noticia para el técnico serbio es la reincorporación de Pau Ribas, que regresó del Mundial de China con molestias musculares y todavía no ha jugado esta temporada con la zamarra azulgrana.

Pese a las lesiones y el desgaste físico de un calendario exigente con muchos desplazamientos, el equipo azulgrana está en una dinámica positiva de resultados tras las seis primeras jornadas de Euroliga, donde suma un balance de cinco victorias y una única derrota.

Ganar en el siempre complicado Zalgirio Arena daría todavía más confianza al Barça antes del clásico europeo del próximo jueves en la pista del Real Madrid.

Para ello, los jugadores de Pesic deberán aplicar el libreto defensivo que les permitió ganar en las cinco primeras jornadas de la competición. En Europa, el Barça encaja 72,7 puntos por partido, situando en el 45,1% el porcentaje de acierto en los tiros de dos puntos de sus rivales.

Si a ello se suma la fortaleza bajo los aros -10,3 rebotes ofensivos por partido- y la superioridad física de Nikola Mirotic (18,3 puntos) y del exjugador del Zalgiris Brandon Davies (4,3 rebotes), convierten al Barça en una escuadra sólida, también lejos del Palau Blaugrana.

El talento azulgrana, sin embargo, ha eclipsado las dificultades en ataque estático debido a las bajas en la posición de base. Los problemas en la circulación de balón se compensan mediante transiciones rápidas, lideradas por Adam Hanga y Cory Higgins, los dos puntales exteriores junto a Kyle Kuric.

Al equipo catalán le espera en Lituania un rival agresivo, que busca sus opciones cerca del aro. Prueba de ello son los 12,8 rebotes ofensivos que los jugadores de Sarunas Jasikevicius capturan por partido, con el ala-pívot Zach Leday (13,2 puntos y 6,8 rebotes) como jugador determinante.

No obstante, los problemas de acierto en el porcentaje de dos puntos (47,8%) y las 15 pérdidas por partido son los lunares del conjunto lituano, octavo clasificado con un balance de tres victorias en las seis primeras jornadas. La última de ellas ante el Fenerbahce en Estambul (76-79), un aviso para el Barça.

Otras historias