A Zidane se le ha acabado el crédito

Raúl Rioja
·3 min de lectura

Si Zidane no fuera Zidane, estaría ya en la calle. O dicho de otro modo, ni Julen Lopetegui ni Santiago Solari ocuparían ya el banquillo blanco con los mismos resultados e imagen (indigna) que del actual Real Madrid.

Ese crédito es algo que se ha ganado Zizou, sin duda, pero con matices. El 'con lo que nos ha dado' no debe aplicarse nunca en un club en el que la exigencia es máxima. Vale esta premisa se llame uno Raúl González, Iker Casillas, o Zinedine Zidane, vivir del pasado no es admisible en un club en el que la obligación es competir siempre y ganar mucho.

Zinedine Zidane y Lucas Vázquez en el partido ante el Shakhtar (REUTERS/Gleb Garanich)
Zinedine Zidane y Lucas Vázquez en el partido ante el Shakhtar (REUTERS/Gleb Garanich)

Con lo cual, la pregunta es otra: ¿es Zidane el entrenador adecuado para el futuro próximo del Real Madrid? Por mucho que me duela, cada vez queda más claro que la respuesta es no.

No creo que haya que achacarle al técnico los errores individuales, por mucho que falle Varane tampoco hay ahora otra opción. Y Nacho y Lucas son lo que hay también, no van por ahí los tiros. Lo que parece inadmisible es que un jugador del Shakhthar arranque en área propia y remate en el área blanca sin que un solo jugador del Real Madrid le haya impedido su paso o intentado hacer una falta. O que de un córner te monten una sencilla contra con el mismo resultado.

Son síntomas, entre otros muchísimos, de equipo poco trabajado o quizás agotado, no sé qué es peor. Al Real Madrid no le ha llegado para superar a equipos como Cádiz o Alavés, ni tampoco al Shakhtar dos veces. Cuatro derrotas indignas que no son ya una casualidad sino el síntoma de un ciclo totalmente agotado. Como si se pagara ahora el sobresfuerzo extremo que supuso ganar la pasada Liga en ese maratón de once partidos.

El colmo llega con las decisiones en los cambios. Que el actual Marco Asensio jugara los 90 minutos en Kiev solo muestra cabezonería, quedó bien claro en su rueda de prensa del día anterior. ¿Que las críticas llueven sobre el jugador? Pues todo el partido, da igual que su nivel ya no llegue para vestir la camiseta del trece veces campeón de Europa. Me deja la sensación de que el ego va por encima del equipo, que 'los míos' es más importante que el resultado.

El Real Madrid todavía puede pasar a octavos de la Champions, pero no es ese el tema ahora mismo con un equipo al que no le llega para ganar dos partidos seguidos, menos si faltan dos o tres jugadores clave. Y ahora vienen Sevilla en el Pizjuán, partido a vida o muerte ante el Borussia Mönchengladbach y derbi ante el Atlético.

La pregunta es sencilla: ¿debería Zidane dejar de ser el entrenador del Real Madrid? La respuesta, duele, y mucho: sí. Serán los tres próximos partidos los que decidan el destino

También te puede interesar: