Zidane se ha ganado el derecho a decidir cuando dejar el banquillo del Real Madrid

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·2 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

La salida de Zinedine Zidane del Real Madrid parece algo tan inmediato como irremediable y los madridistas tendrán que pasar otra vez por el mal trago de ver cómo el mejor entrenador que han tenido en décadas les deja en la estacada. En su momento el francés no se sintió con fuerzas de liderar la revolución que necesitaba el vestuario y darles salida a esos jugadores que le hicieron campeón de Europa. Esa renovación de la plantilla sigue sin completarse y si Zidane cree que él no es el hombre indicado hace bien en dar un paso a un lado.

En su breve pero intensa etapa al frente del Madrid, Zizou se ha ganado el derecho a decidir su futuro, y tanto si opta por marcharse como da un giro a la situación y se queda, la afición sólo puede estarle agradecida. La marcha de Zidane no debe entenderse como una traición ni es una persona que está dejando tirado al club. Él sabe mejor que nadie lo que pasa dentro de ese vestuario y hasta dónde puede llegar con estos jugadores, sus jugadores, los que le han dado todo. Nunca se podrá poner en duda la profesionalidad y el compromiso de este club y sino sigue al frente es porque él considera que es lo mejor, que el equipo necesita un soplo de aire fresco empezando por el banquillo. Saber cuándo uno ha dado el máximo y dejar que otros continúen la tarea es un gran ejercicio de responsabilidad y Zidane nunca se ha caracterizado por esconderse.

Zidane podría dirigir su último partido con el Madrid | Denis Doyle/Getty Images
Zidane podría dirigir su último partido con el Madrid | Denis Doyle/Getty Images

Lo que ha hecho el técnico francés al frente del Real Madrid en estos años ha sido algo muy grandes y es preferible que sea él quien decida cuando poner punto y final a su etapa en el banquillo antes de que los malos resultados precipiten su caída y acabe siendo cesado a mitad de temporada y saliendo por la puerta de atrás como les ha pasado a muchos otros. Zidane se merece salir a lo grande. Lo malo de que este pueda ser su último partido al frente del Real Madrid es que no sea en un Bernabéu abarrotado para que se pueda despedir de una afición que le homenajearía como se merece. Y si algún día quiere volver, esta siempre será su casa y las puertas estarán abiertas de par en par.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!