Zidane, su extraño plan (si es que lo tiene) y su flor como entrenador

Raúl Rioja
·3 min de lectura

Con el Zidane entrenador pasa una cosa de lo más extraña, y es que uno no sabe si es un genio absoluto o si su flor es infinita y haga lo que haga le acaba saliendo bien, aunque sea a la larga.

Adivinar una alineación del galo se ha convertido en tarea absolutamente imposible. Pero imposible de verdad. No es ya que nunca repitan los mismos jugadores, sino que tampoco es fácil saber ni siquiera qué formación va a sacar. Su modelo tipo es el 4-3-3, pero al final de su primera etapa gustaba de sacar un 4-2-3-1. Y en su regreso le hemos visto ensayar en pretemporada con cinco defensas, salir con cuatro centrocampistas un día y hasta con cinco en otro (nada menos que en semifinales de la Supercopa, ojo). Pero luego cuando parece que le gusta poblar el mediocampo, ante el Mallorca sorprende saliendo con cuatro atacantes, dos de ellos en las bandas y uno en la mediapunta por delante del nueve.

Zinedine Zidane en el partido ante el Mallorca. (Foto: Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images)
Zinedine Zidane en el partido ante el Mallorca. (Foto: Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images)

Entonces... ¿cuál es el plan de Zidane? ¿Tiene, de hecho, Zidane un plan? ¿O sale cada día con lo que su intuición le dicta, sin pensar más allá? Es el fútbol un deporte de automatismos y el Madrid no los tiene. Todo el mundo sabía cómo jugaba el Madrid de Mourinho, y también el de Ancelotti. Por supuesto era muy reconocible el Barça de Guardiola, y distinto era el de Luis Enrique y después el de Valverde. Pero todos ellos con señas claras, onces similares en las noches grandes.

Si mañana fuera la final de la Champions, parece imposible que nadie acertara el once de Zidane. El que lo hiciera, sería más por azar que por saber cuáles son realmente las intenciones del técnico francés. Si eso pasaría en el partido más grande de la temporada, pues obviamente saber con qué equipo va a formar Zizou en partidos 'normales' de Liga se convierte en tarea imposible.

No es algo intrínsecamente malo eso, por supuesto. Problema de los periodistas y de los amantes del Comunio. La duda que me asalta es si todo esto forma parte de un verdadero plan, que Zidane sabe perfectamente lo que hace y por qué lo hace, o si realmente todo parte de las sensaciones del galo, de qué le transmiten los jugadores en cada momento.

En estos días hemos visto como Zidane ponía de inicio a James en un choque durísimo como el del Reale Arena, con media Liga en juego. El colombiano, del que nadie duda de su talento, llevaba sin ser titular en Liga desde octubre y no había jugado ni un minuto desde que se reiniciase la Liga. En el siguiente partido, ante el Mallorca, de nuevo no jugó absolutamente nada.

Caso parecido es el de Gareth Bale, en quien el técnico parece haber perdido la fe. Tres partidos, cero minutos, era el balance del galés. Pues bien, ante el Mallorca fue titular. Y probablemente juegue poco o nada ante el Espanyol el domingo.

Quizás sea una especie de ensayo-error, sabiendo que la plantilla madridista es profunda y que la diferencia entre los jugadores de arriba, quitando a Benzema con sus competidores, no es demasiado grande. O a lo mejor quiere dar minutos a todos para tenerlos enchufados por si los necesita.

Aquí lo único cierto es que en cuatro partidos, cuatro victorias, por muchas polémicas arbitrales que haya habido, y que el liderato de la Liga le da la razón al galo. Y viendo cómo lo está haciendo Quique Setién en el Barça, explotando hasta la extenuación a Messi, me quedo con Zidane y su Madrid indescifrable.

Otras historias que te pueden interesar: