Ni un bochorno para llorar le borra la sonrisa: la felicidad incomprensible de Zidane saca de quicio a la afición

·2 min de lectura
Zinedine Zidane riéndose al final del partido frente al Alcoyano. (Fuente: Twitter/@otraempanada)
Zinedine Zidane riéndose al final del partido frente al Alcoyano. (Fuente: Twitter/@otraempanada)

El Real Madrid cae estrepitosamente ante el Alcoyano, un equipo de Segunda División B, en los dieciseisavos de la Copa del Rey, incluso contando los de Alcoy con un jugador menos los últimos minutos de la prórroga. Sin embargo, Zinedine Zidane reaccionó risueño a la debacle histórica.

Después del 2-1 del Alcoyano en la prórroga, el técnico blanco miró al banquillo sonriendo. Un gesto que no ha pasado desapercibido y que no ha gustado nada entre los seguidores merengues. Pero el aparente buen humor del francés continuó una vez acabado el partido, cuando se le vio reír de nuevo, llevándose la mano a una de sus mejillas.

La leyenda del club está más cuestionada que nunca y este tipo de detalles no le hacen ningún favor.

Más historias que te pueden interesar: