Zidane, un entrenador "amigo" como los que le gustaban a Roberto Carlos... y a Sergio Ramos

Pocas declaraciones más bochornosas que las de Roberto Carlos recordando cómo funcionaba en aquella época el vestuario del Real Madrid. Absolutamente surrealista ver cómo un grupo que tenía a los mejores jugadores del mundo fue tan poco profesional y ello derivó en un equipo endiosado que acabó sumando un fracaso tras otro en su etapa final.

De Del Bosque dice que les ponía los entrenamientos por la tarde porque sabía que por la mañana no iría nadie. De Luxemburgo, que en las cenas de las concentraciones se ponían las cervezas y el vino encima de la mesa y que cuando el brasileño decidió quitarlas, la directiva se acabó enterando "y ciao". Cuando Camacho llegó, puso un entrenamiento a las 7 de la mañana y que hablaron con él para cambiarlo. "Teníamos nuestras costumbres", afirma el ex lateral. Ni dos semanas duró el murciano, todo un carácter.

Es posible que si Camacho se hubiera impuesto el Madrid de los Galácticos hubiera tenido otro final distinto al que tuvo, con varios años de sequía de títulos. Fútbol ficción. Pero se reabre el debate sobre si es mejor un entrenador "amigo", como Del Bosque, o un sargento, figura que representan técnicos como Mourinho, Guardiola o Conte, por citar tres nombres actuales.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Conviene recordar que en el Real Madrid de hoy en día todavía existen actitudes quizás no tan exageradas pero sí similares. El vestuario tiene un gran poder y prefiere a entrenadores como Zidane, de estilo más similar a Del Bosque, que a hombres autoritarios e intransigentes para los que el trabajo duro es innegociable.

Sergio Ramos saluda a Zidane tras la final de Milán en 2016. (REUTERS/Tony Gentile)
Sergio Ramos saluda a Zidane tras la final de Milán en 2016. (REUTERS/Tony Gentile)

El que tenga dudas sobre esto no tiene más que recordar como tras la destitución de Julen Lopetegui Sergio Ramos vetó casi directamente a Antonio Conte, un entrenador italiano conocido por su fuerte carácter y por su dura metodología de trabajo, ante los medios de comunicación. "El respeto se gana, no se impone. Hemos ganado todo con entrenadores que ya conocéis, al final la gestión del vestuario es más importante que el conocimiento técnico de un entrenador", dijo el capitán del Real Madrid en lo que fue un mensaje claro a Florentino y a su directiva. Un no rotundo al transalpino y a técnicos de su perfil. Como Mourinho, por cierto.

El italiano finalmente no llegó y el que lo hizo fue Solari, un hombre de la casa que tomó decisiones difíciles en cuanto a nombres (sento a vacas sagradas como Marcelo e Isco) pero más maleable en cuanto a metedología y sistema de trabajo.

Uno de los problemas de Zidane es los lazos afectivos que tiene con una buena parte de la plantilla y eso le hace ser un entrenador 'amigo', como denomina Roberto Carlos a Del Bosque. Poco se le puede criticar ese aspecto al galo porque de inmediato te puede responder con sus tres Champions y todos sus logros, pero quizás estas declaraciones y ver cómo acabó ese Madrid de los Galácticos pueda ser útil al propio Zizou para que no se repitan los errores del pasado.

También te puede interesar:

De que se cuestionara el puesto de Zidane a líderes tras el Pizjuán y el Wanda

El ataque de Ceballos a Zidane que no venía a cuento

Zidane insistió con los mismos de París... y le salió bien

Otras historias