Zoe, la muñeca negra que enamora en medio de la batalla contra el racismo

Yahoo Finanzas

Yelitsa Jean-Charles nunca imaginó lo que ocurriría cuando publicó un tuit con una foto suya junto a Zoe.

Zoe no es una hermana ni una amiga de esta diseñadora hija de inmigrantes haitianos residente en Detroit, sino su más reciente creación: una simpática muñeca de piel negra, fruto de su trabajo en su startup, Healthy Roots Dolls.

La muñeca Zoe es una creación de Yelitsa Jean-Charles, empresaria de 26 años. Imagen cortesía de Healthy Roots Dolls.
La muñeca Zoe es una creación de Yelitsa Jean-Charles, empresaria de 26 años. Imagen cortesía de Healthy Roots Dolls.
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Jean-Charles, de 26 años, quería mostrar su orgullo en las redes sociales, tanto por su labor como por su raza, e identificarse a la vez con la causa de la reivindicación de las minorías y contra el racismo que se vive en estos momentos en Estados Unidos y en buena parte del mundo.

“Rediseñé a Rapunzel”, explicó Jean-Charles a Forbes. "La convertí en una niña morena con cabello natural, hermoso y rizado porque también podemos ser princesas hermosas".

Fue entonces que se produjo la sorpresa. Su publicación en Twitter se hizo viral y disparó los ingresos de Healthy Roots Dolls, justamente cuando la crisis económica más les estaba afectando.

Producto de más de 123.000 retuits y de casi 1 millón de “Me Gusta”, la pequeña empresa recibió en menos de 48 horas la misma cantidad de pedidos de venta que durante varios meses.

Y eso, a pesar de que Zoe cuesta nada menos que 79.99 dólares.

La muñeca Zoe es una creación de Yelitsa Jean-Charles, empresaria de 26 años. Imagen cortesía de Healthy Roots Dolls
La muñeca Zoe es una creación de Yelitsa Jean-Charles, empresaria de 26 años. Imagen cortesía de Healthy Roots Dolls

Ahora Healthy Roots Dolls tiene que hacerle frente a varios meses de demanda acumulada. Como dice la publicación, mientras el país se ve envuelto en una oscura discusión sobre la raza, esta muñeca sonriente se erige como un faro de luz de 18 pulgadas en busca de días mejores.

“Sé que cuando era niña, tuvimos un pequeño bebé negro, un Cabbage Patch Kid. Aparte de eso, cada muñeca que tuve fue una Barbie blanca”, narra Arlan Hamilton, cuya compañía de capital de riesgo, Backstage Capital, con sede en Los Ángeles, ha invertido en Healthy Roots Dolls unos 125.000 dólares desde 2017, aproximadamente una cuarta parte de los fondos totales recaudados por Jean-Charles.

“Nos duele que estemos borrados”, insiste. “Pensamos en el hecho de que nuestra propia infancia estuvo muy desprovista de imágenes de nosotros mismos. Y queremos poder dárselo a nuestros hijos”.

A Yelitsa Jean-Charles se le ocurrió la idea de crear a Zoe mientras estudiaba en la Escuela de Diseño de Rhode Island. Su propósito era la animación de videojuegos o incluso dibujar para libros de literatura infantil. Pero desde entonces ya se imaginaba creando una muñeca negra que se le pareciera a ella y a otras mujeres de su raza.

Intentos anteriores... que no funcionaron

Pero esta joven diseñadora no ha sido la primera en incursionar en este terreno. En los años 90, la marca Bratz sacó varios modelos de muñecas multirraciales, si bien estas mantenían los ojos grandes y los atuendos exagerados que caracterizan a todo su espectro. Antes, en 1968, Mattel, la empresa creadora de la Barbie, había producido a Christie, su primera muñeca negra. Sin embargo, como lo recuerda la misma Arlan Hamilton, aquella no era más que “una Barbie blanca pintada” de un color diferente.

El primer detonante de la decisión de Yelitsa Jean-Charles fue el inicio del movimiento Black Lives Matter tras la muerte de Mike Brown, en Ferguson, Missouri, en 2014. La segunda razón fue el cambio de actitud entre las personas de color hacia el cabello natural y el consiguiente rechazo a la moda de llevar el cabello lacio, como el de las mujeres blancas.

La muñeca Zoe es una creación de Yelitsa Jean-Charles, empresaria de 26 años. Imagen cortesía de Healthy Roots Dolls
La muñeca Zoe es una creación de Yelitsa Jean-Charles, empresaria de 26 años. Imagen cortesía de Healthy Roots Dolls

Le fascinó entonces que en los supermercados empezaran a abundar los productos que enriquecían el cabello natural y rizado en las mujeres negras. Estas se convirtieron entonces en el modelo de su muñeca Zoe.

Tras graduarse, Jean-Charles se empleó en varios trabajos, hasta que en diciembre de 2017 pudo concentrarse en Healthy Roots Dolls, desde cuya página web se comercializa su muñeca Zoe.

Sin embargo, el trayecto de este producto no ha sido fácil. “Muchas personas la rechazaron durante años”. La mayoría de estas personas, cuenta Hamilton, son hombres blancos, inversores que no hallaban un mercado para esa muñeca. “Simplemente no tienen la imaginación para esto”, fustiga.

Ahora Jean-Charles desea producir un libro para niños en el que Zoe sea la protagonista. Y luego una muñeca masculina. “Tal vez su primo de Brasil, Paulo”, dice, pensando en voz alta.

Por el momento su plan es que Healthy Roots Dolls pueda contratar a personal a tiempo completo y garantizar los envíos a los compradores que le han salido desde Brasil, Sudáfrica y algunos países de Europa.

También quiere estudiar la venta en grandes tiendas minoristas, uno de los canales de ganancias más grandes para una compañía de juguetes. Le gustaría especialmente asociarse con Target, que se ha ganado la reputación de ser un entusiasta patrocinador de nuevos productos, incluidos aquellos dedicados al cabello natural que dieron pie a la idea de su exitosa muñeca negra.

Artículos relacionados:


Otras historias