Zozulia replica los cánticos: “No soy nazi ni racista. Ser patriota no es ningún delito”

El máximo dirigente rayista ve una atrocidad la sanción recibida y asegura que recurrirá.
El máximo dirigente rayista ve una atrocidad la sanción recibida y asegura que recurrirá.

Después de toda la polémica generada, Roman Zozulia, jugador del Albacete Balompié, compareció ante los medios de comunicación para replicar los cánticos de los aficionados del Rayo Vallecano, que le acusaron de nazi y terminaron por provocar la suspensión del duelo de la pasada jornada liguera. Ahora el ucraniano ha querido dar su versión de los hechos. Sobre la guerra en su país, el delantero ha comentado: "Cuando empezó la guerra en mi país no teníamos ejército. Nuestro fondo jamás compró armas ni utensilios para el combate, lo único equipamientos técnicos para salvar vidas. Mis compañeros y yo nos hemos dedicado a comprar ambulancias, comida, ropa... Ayudar a mi propio país y ser patriota no es ningún delito”, dijo.

Así fue la historia de Zozulya y el Rayo Vallecano

Sobre su fichaje frustrado por el Rayo Vallecano en su día, Zozulia explicó: “Cuando yo firmé el contrato del equipo, asistí a su sede en Madrid y ellos insistieron en que no querían que jugara allí. Yo pregunté por qué y me dijeron que yo era fascista y no querían que jugara en su equipo. Esto fue la primera vez que me llamaron fascista. Cuando pregunté por qué me llamaron así, me dijeron que es porque yo ayudo a mi ejército, al de mi país y ellos mientras ayudan a otro ejército. Quiero simplemente decir sus palabras. Seis personas de su afición están combatiendo en el otro extremo, no con mi país, sino con otro país”.

Acerca de la postura de los "Bukaneros", peña de animación del Rayo Vallecano, el ucraniano explicó lo sifuiente: "Las personas que combaten en el otro ejército lo hacen por el dinero. Las fotos que podemos ver han aparecido después y ya me empezaron a llamar nazi. Queremos subrayar que primero me llamaron fascista y luego nazi y hace poco ya racista. Por supuesto, como todos sabéis, mi mejor amigo es Bela y me da igual el color o la nacionalidad que tenga. Son todos iguales. Podéis preguntar a mis excompañeros del Betis o a los del Albacete, nunca he tenido ningún detalle así. La persona que me acusó de ser fascista, me acusó de tener tatuajes en mi cuerpo, pero puedo enseñarlos”.

Por último, el jugador del Alba quiso comentar acerca de su número que "no significa nada", par añadir "me gustaría agradecer a España, he recibido muchos mensajes. Para mi España es mi segunda casa y amo este país. Quiero agradecer a la Federación, a Albacete como ciudad por el apoyo. Mi mayor agradecimiento es al equipo, que están aquí presentes, no sé cómo puedo agradecer todo lo que hacen por mí”, zanjó.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias