7.000 espectadores presencian un partido de fútbol en España

Los aficionados al fútbol que vean habitualmente partidos de la liga española, habrán podido comprobar que desde que arrancó la pandemia, los encuentros se disputan sin público en las gradas. Sin embargo, eso solo ocurre en las categorías que componen el fútbol profesional, que son Primera y Segunda división. En las no profesionales, regidas por la RFEF, los criterios de asistencia los marcan las comunidades autónomas en función de la evolución de la pandemia.

Es por ello que este pasado fin de semana, el domingo concretamente, se pudieron ver 7.000 aficionados en el estadio Nuevo Vivero de Badajoz. El recinto pacense, con capacidad para albergar a 14.000 personas, contaba con el permiso de la Junta de Extremadura para acoger como máximo a un 50% del aforo total, tal y como sucedió finalmente. Los espectadores tenían la obligación de llevar mascarilla, aunque la distancia no era excesiva entre aficionados.

El choque medía al C.D. Badajoz y al Real Madrid Castilla, venciendo el equipo extremeño 2-0 al filial madridista que dirige Raúl González Blanco. Una multitud de aficionados celebró de lo lindo los goles locales en una estampa a la que nos hemos desacostumbrado en el último año debido a las habituales medidas sanitarias.

No es la primera vez que se registra esta entrada en Badajoz esta misma temporada. Hace un mes ya se vivió en el duelo regional ante el Mérida y también se aglutinaron varios millares en el duelo contra el Talavera. El equipo que dirige Fernando Estévez ya ha logrado el ascenso a la futura Primera RFEF, la que será la tercera categoría nacional, y en pocas semanas disputará la fase de ascenso a Segunda, lo que supondría llegar al fútbol profesional.

La masiva afluencia de aficionados ha generado cierta polémica en el fútbol español, ya que muchos aficionados de otros clubes se cuestionan cómo es posible que en estadios de gran capacidad como en la mayoría de los de Primera no acuda nadie, pudiendo controlar la asistencia con mayor distancia entre aficionados, y en otros como este caso sí que puedan acceder hasta la mitad del aforo.