• ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

El atleta sin piernas con dos récords del mundo en atletismo

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

La historia del atleta paralímpico estadounidense Patrick “Blake” Leeper es tan desconocida como asombrosa. Nacido sin piernas, llegó a ser uno de los mejores atletas discapacitados y a coleccionar medallas hasta que un positivo por cocaína destapó sus problemas de adicción a las drogas y el alcohol; un bache del que se recuperó y de nuevo volvió a lo más alto del deporte con dos récords del mundo, que le han llevado incluso a luchar por ser incluido en los Juegos de Tokio con atletas sin minusvalías.

Por un fallo congénito, Leeper, nació en 1989 (31 años) con las dos piernas amputadas por debajo de la rodilla. Su andadura en el deporte paralímpico de élite no empezó hasta 2010, y solo un año más tarde ya compitió en los Juegos Parapanamericanos de 2011, consiguiendo una medalla de plata en los 100 metros lisos.

En los Juegos Paralímpicos de Londres de 2012 consiguió otras dos medallas de bronce y plata, esta última perdiendo en 400 metros contra un Oscar Pistorius que ese año hacía historia al ser el primer atleta paralítico que competía en unos Juegos Olímpicos, aunque años más tarde el propio Leeper batiría su récord. En los años siguientes su palmarés siguió engordando al mismo ritmo, dejando también nuevos récords.

Sin embargo, su carrera se trucó cuando dio positivo por cocaína en los Juegos Paralímpicos de Estados Unidos de 2015. Esta prueba le hizo reconocer en público que había sufrido problemas de adicciones, especialmente de alcoholismo, desde que era un adolescente en su Tennessee natal. Fue sancionado con dos años sin alejado de las pistas.

Pero Leeper no se dio por vencido y volvió por todo lo alto. En 2018 batió el récord paralímpico del mundo de 400 metros, y unos meses más tarde pulverizó su propia marca con 44,42 segundos, un tiempo que logró venciendo a atletas sin minusvalías.

Esos logros le llevaron a intentar competir en las categorías sin discapacidad, siguiendo los pasos de Pistorius, aunque finalmente el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) decidió en octubre del año pasado que no podría competir en los Juegos de Tokio con sus prótesis, que son del tamaño de las piernas que tendría un atleta de 2,03, 15 centímetros más alto de lo que sería con sus piernas biológicas intactas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente